Smart Home
Seguridad, eficiencia energética, confort y control a distancia.

La vida está cambiando.

Hace tiempo que los elementos cotidianos están modernizandose.

Los vehículos contaminantes de hace escasamente unos años, dan paso a nuevos vehículo eficientes, eléctricos o de bajo consumo. Lejos han quedado ya los avances que nos presentaron como el futuro, tales como el encendido automático de faros, la activación automática del limpiaparabrisas… y no hablar ya del conocidísimo botón de accionamiento de las ventanillas. Todo eso es pasado, ahora ya se habla de vehículos automáticos que conducen sólos por las calles y solicitan el mantenimiento automático al taller o detectan y evitan una posible colisión.

Incluso un elemento que en su día fue revolucionario como el móvil, ha cambiado ya de tal manera, que ya no es un dispositivo para hablar por teléfono sino que es un dispositivo de interactuación con aspectos cotidianos de la vida.

Lo que hace pocos años se presentó como el futuro, el poder hacer una transferencia con el móvil, hoy ha quedado atrás, podemos pagar directamente con el móvil en cualquier supermercado, restaurante, la gasolinera incluso transferir dinero a un amigo de modo inmediato.

Nuestro reloj vela por nuestra salud, nos cuenta los pasos que damos al día, nos informa del tiempo que nos movemos al día, incluso los hay que si se aceleran las pulsaciones contactan directamente con el centro de salud.

¿ Acaso tu casa apaga las luces cuando no estás y las enciende cuando regresas.?

¿Te gustaría que si llegas más tarde de lo previsto, tu casa cerrara automáticamente las persianas, activara la iluminación de entorno, incluso que activara la alarma o iniciara una simulación automática de presencia?

¿Has pensado que tu casa podría analizar de forma automática los usos de la climatización y adaptarla para lograr un ahorro de costes energéticos.?

Todo esto es hoy posible!

Si tu coche y tu móvil lo hacen... ¿Por qué tu casa no?. Y porqué no también tu nevera podría detectar que te falta para cenar y avisarte, incluso también hacer el pedido automático al supermercado.

Porque no poner nuestra casa al mismo nivel tecnológico, en realidad es comodidad para nosotros y no sólo nos aporta un alto grado de seguridad sino también de eficiencia energética y por consiguiente en reducción de costes a diario.